Preguntas Frecuentes

¿Por qué el huevo es un alimento recomendable en la dieta?

El huevo es uno de los alimentos más completos y un ingrediente básico en la alimentación y la cocina.

Tiene una gran cantidad de nutrientes y muy pocas calorías, además de una composición grasa saludable.

El huevo se considera un alimento proteico. Tiene las proteínas de mejor calidad, es decir, las que más se parecen a las que nuestro organismo necesita. Es importante su alta proporción de aminoácidos esenciales, los que no podemos fabricar y por lo tanto debemos obtener de los alimentos.

Además contiene casi todas las vitaminas (salvo la C) y minerales de gran interés (hierro, fósforo, selenio).

Dos huevos medianos (unos 100 gramos de parte comestible) se consideran una ración para un adulto, y un huevo para un niño hasta 9 años.

Una ración (dos huevos) aportan el 7% de las calorías diarias necesarias y proteínas de gran valor biológico, es decir, necesarias y fácilmente asimilables por el organismo.

El huevo no contiene hidratos de carbono, la energía que aporta proviene de los lípidos.

Los lípidos del huevo son principalmente ácidos grasos monoinsaturados y poliinsaturados (beneficiosos para la salud cardiovascular). El huevo también contiene antioxidantes (Selenio, vitamina E, carotenoides), ácido fólico y colina, necesarios para el buen funcionamiento del organismo.

¿Cuántos huevos puedo consumir a la semana en una dieta saludable?

No es adecuado hacer recomendaciones de consumo de un alimento concreto, sino más bien seguir una dieta equilibrada. Si se tienen en cuenta las directrices de la Dieta Mediterránea, lo adecuado es un consumo de entre dos y tres raciones de alimentos proteicos al día, que pueden ser de carnes, pescado o huevos. Según las preferencias de cada uno, se pueden alternar en las distintas comidas estos alimentos, y por lo tanto, consumirse unas tres-cuatro raciones de huevos por semana.

Quien siga una dieta vegetariana necesita consumir más alimentos proteicos (huevos y lácteos), ya que la variedad y biodisponibilidad de los nutrientes que aportan permiten que la alimentación sea equilibrada sin tener que recurrir a suplementos.

¿Es recomendable limitar el consumo de huevos por su contenido en colesterol?

El huevo tiene colesterol entre sus componentes, porque éste es necesario para la vida (y por tanto para el desarrollo de un futuro embrión). En el pasado la creencia de que el colesterol de la dieta era causa de incremento del colesterol en sangre originó recomendaciones generalizadas de reducción del consumo de huevos, que hoy ya no se justifican con argumentos científicos.

Múltiples estudios publicados en los últimos años confirman que a pesar de su contenido en colesterol (unos 200mg/unidad) el consumo de huevos no eleva el riesgo cardiovascular en personas sanas, puesto que aporta fosfolípidos y grasas insaturadas en su composición, junto a algunas vitaminas y antioxidantes que favorecen la prevención de la arterioesclerosis. Las más recientes recomendaciones indican que consumir un huevo por día no supone factor de riesgo alguno en personas sanas.

Por lo tanto, no debe limitar el consumo de huevos si no tiene una indicación médica que lo aconseje. El huevo es un alimento muy nutritivo, fácil de preparar y digerir, que gusta a la mayoría de personas y que tiene una relación calidad nutricional/precio inmejorable.

Además, los huevos producidos en la Unión Europea cuentan con las mayores garantías de seguridad alimentaria, sanidad y bienestar animal y sostenibilidad en su producción.

¿Los huevos transmiten la salmonela?

La salmonelosis es una toxiinfección de origen bacteriano que normalmente se transmite a través de los alimentos cuando no se han manipulado en condiciones higiénicas. Sus síntomas son principalmente vómitos y diarrea, y puede llegar a ser grave.

Las granjas comerciales de la UE tienen planes sanitarios para controlar que las gallinas ponedoras no tengan salmonela: buenas prácticas de higiene, un elevado nivel de bioseguridad, vacunas y controles periódicos de las aves, el pienso y el agua, que son supervisados por las autoridades. Además en caso de granjas positivas, se aplican las medidas necesarias para que los huevos no lleguen al consumidor.

Pero la salmonela puede llegar a nuestra cocina desde otros alimentos, o por una manipulación inadecuada. Como consumidores tenemos que manejar el huevo de forma segura para evitar que se contamine. Mantener una higiene adecuada en la cocina, lavarse las manos y limpiar los utensilios después de manejar los huevos, cocinar los alimentos a temperatura suficiente, mantenerlos en el frigorífico tras su preparación si no son para consumo inmediato y no dejarlos a temperatura ambiente, especialmente en varano, son recomendaciones básicas.

La salmonela no resiste temperaturas habituales de cocinado, por encima de los 70º.

Evite la contaminación de alimentos ya cocinados con otros crudos.

Los huevos de granjas comerciales de la Unión Europea llevan en la cáscara marcado el código que identifica la granja de origen. Por lo tanto, la trazabilidad es total, como también el compromiso del productor para poner en el mercado solo huevos seguros.

¿Qué parte del huevo es más nutritiva - la yema o la clara?

Juntos, yema y clara forman un alimento muy rico en nutrientes.

La yema del huevo contiene la mayor parte de los nutrientes del huevo: hierro, zinc, fósforo, vitaminas A, D, E B6 y B12, ácido fólico, ácido pantoténico, colina y tiamina, así como casi la mitad de las proteínas y la riboflavina del huevo entero.

La yema es uno de los pocos alimentos que son fuente natural de vitamina D.

La clara contiene más de la mitad del total de proteínas del huevo y riboflavina.

¿Los ovoproductos son igual de nutritivos que el huevo?

Los ovoproductos son huevos que se han procesado en una industria alimentaria. Se elaboran sometiendo al huevo a un tratamiento de higienización y conservación, y se presentan de forma que se facilita su uso posterior (líquidos o en polvo, huevo entero o sus partes).

Se utilizan en la industria alimentaria (de repostería, salsas o platos preparados, por ejemplo) y también en los comedores colectivos (restaurantes, colegios, hospitales e instituciones) en sustitución del huevo en cáscara. Y cada vez más en los hogares.

El término “huevina” no existe como producto derivado del huevo, y es incorrecto si se quiere nombrar a los ovoproductos.

¿Cómo puedo saber si un huevo es fresco?

La prueba de la flotabilidad del huevo en agua para evaluar la frescura no es fiable.

Una forma de evaluar la frescura es comprobando la consistencia de la clara. Un huevo fresco tiene dos zonas en la clara; una más consistente y otra líquida, que se distinguen bien. Cuando el huevo es más fresco, la clara densa es más firme y gelatinosa y pierde esa firmeza al perder frescura. Cuando es difícil distinguir las dos zonas, el huevo es menos fresco.

La altura de la yema es otro indicador de frescura. Un huevo fresco tiene una yema semiesférica sobre la clara densa, y las dos tienen una altura que destaca sobre la clara líquida. Cuando el huevo pierde frescura, la membrana de la yema también es menos firme y la yema se achata, hasta que se aplana por completo, destacando apenas su perfil sobre la clara. Al final, la membrana es tan débil que es fácil que se rompa al cascar el huevo.

Otra forma de evaluar la frescura es la altura de la cámara de aire (la burbuja que se forma en el interior de la parte ancha del huevo entre la membrana y la cáscara). Cuanto más pequeña es esa cámara de aire, más fresco es el huevo.

¿Pueden comerse huevos después de la fecha marcada en el envase?

Si se han mantenido refrigerados, y tienen la cáscara intacta y limpia, los huevos se pueden comer durante unos días después de la fecha de consumo preferente.

Esta fecha de consumo preferente (no es fecha de caducidad) es como máximo de 28 días desde la fecha de puesta. Indica el tiempo durante en que los huevos se pueden considerar huevos frescos porque, bien conservados, mantienen su calidad y seguridad.

Los huevos cocinados a menor temperatura (o sin cocinar) deben ser huevos muy frescos. Los huevos menos frescos deben consumirse bien cocinados (hasta que estén completamente cuajados).

¿Cómo deben conservarse los huevos?

Los huevos deben conservarse en  casa en el frigorífico. Mejor en su envase y en un estante del refrigerador. Mantenerlos en el compartimento destinado a los huevos en la puerta no es recomendable, porque es la parte con mayores saltos de temperatura.

Dejando de huevos en su envase están protegidos de cambios de temperatura, de olores y golpes y del contacto con otros alimentos. Además el envase tiene la información sobre la fecha de consumo preferente, que no es obligatorio que se indique en la cáscara del huevo, y es esencial para saber cuándo debemos consumirlos.

¿Pueden cocinarse los huevos en el microondas?

Los huevos se pueden cocinar de forma rápida y con éxito en un horno  microondas, pero nunca dentro de su cáscara.

La presión que se acumula dentro de la cáscara del huevo al calentarse puede hacerlo estallar, en el interior del horno o al sacarlo. Sin cáscara, los huevos pueden cocinarse en el microondas, pero si no se baten, hay que recordar pinchar la membrana de la yema con la punta de un cuchillo o un tenedor, para que tampoco estalle dentro del microondas al calentarse.

¿Qué causa el anillo gris verdoso que a veces se encuentra alrededor de la yema de los huevos duros?

Este color es el resultado de una reacción entre los aminoácidos azufrados que hay en la clara y el hierro de la yema que se encuentran de forma natural en los huevos. Al calentarse el huevo se produce sulfuro de hierro, que tiene ese color característico, en la zona en que se juntan clara y yema. Suele ocurrir cuando los huevos están demasiado cocidos, o cuando el huevo es menos fresco. Aunque el color no es muy atractivo, y a veces da un cierto olor, los huevos son seguros para el consumo.

Un tiempo de cocción apropiado, y el enfriamiento rápido de los huevos después de que se cocinen previenen la formación de este anillo gris.

¿Son mejores los huevos con la yema más oscura?

El color de la yema de huevo puede variar desde el amarillo pálido al naranja oscuro. El color de la yema no afecta a la calidad del huevo, y tiene que ver con la alimentación de la gallina. Los pigmentos de la dieta de la gallina se depositan en el huevo, y este toma un color más o menos oscuro en función de la relación entre pigmentos amarillos y rojos de los alimentos.

Las gallinas son alimentadas con una dieta a base de maíz, tienen yemas más anaranjadas que las gallinas alimentadas a base de trigo, que producen huevos con la yema más amarilla. A pesar de la diferencia en el color, el valor nutricional de los huevos es el mismo.

Pueden añadirse a la alimentación de las gallinas ingredientes, naturales o no, autorizados para la alimentación de las aves que den un color determinado a la yema, ya que en algunos mercados se prefieren los huevos con un tono definido.

¿Por qué a veces los huevos cocidos son difíciles de pelar?

Los huevos más frescos se pelan peor. Se pelan más fácilmente los huevos que han estado en el refrigerador durante al menos una semana.

¿Cada cuánto tiempo pone un huevo la gallina?

La gallina ovula cada 24-25 horas aproximadamente, lo que significa que produce casi un huevo al día desde su madurez sexual (alrededor de las 20 semanas de vida). La gallina no necesita estar fecundada para producir huevos, y por ello en las granjas de gallinas ponedoras comerciales no hay gallos.

¿Qué son los huevos con doble yema?

Los huevos con doble yema suelen proceder de las gallinas jóvenes, que al  iniciar la puesta aún no tienen su sistema hormonal bien ajustado y ponen dos óvulos dentro de una misma cáscara.

¿Cómo pueden las gallinas poner huevos que son de diferentes tamaños?

Una gallina comienza a poner huevos cuando tiene 17 o 18 semanas de edad. Los huevos que deposita tienden a ser pequeños cuando comienza a poner (aunque ocasionalmente puede poner un huevo con yema doble, muy grande). A medida que crece, la gallina pone huevos más grandes.

¿Cuál es la diferencia entre los huevos blancos y marrones? ¿Son huevos de color marrón más nutritivos que los huevos blancos?

No hay ninguna diferencia nutricional entre los huevos blancos y marrones. El color de la cáscara depende de la raza de la gallina que pone los huevos. Las gallinas de razas comerciales marrones ponen huevos de color, y las gallinas blancas, huevo blancos.

Los huevos marrones suelen tener mayor tamaño, porque las gallinas marrones son de mayor tamaño que las gallinas blancas.

¿Qué son esas manchas rojas que aparecen ocasionalmente en los huevos?

Se trata de una mancha de sangre, causada generalmente por la ruptura de un vaso sanguíneo en el oviducto de gallina cuando el huevo se está formando. Esto es una incidencia fisiológica natural que no refleja ningún problema de las aves. Suele ser más habitual en las gallinas marrones (las que ponen los huevos de color). Aunque los huevos con manchas de sangre de un tamaño detectable son retirados en el proceso de inspección y clasificación, algunos pueden no detectarse, por ser la mancha pequeña, y llegan al mercado.

En el centro de embalaje, los huevos se seleccionan para retirar los que no tienen la calidad comercial adecuada para venderse como huevos frescos. Para ver el interior del huevo los huevos pasan delante de una luz brillante que permite entrever el interior de los huevos, ya que la cáscara es traslúcida. Es más difícil ver el interior del huevo morenos por el color de su cáscara.

Un huevo con una mancha de sangre es seguro y se puede consumir. La mancha puede eliminarse retirándola con un cubierto (cuchara o cuchillo) limpio antes de cocinar los huevos.

¿Las gallinas que están sueltas en el campo (camperas y ecológicas) también consumen pienso?

Todas las gallinas ponedoras de razas comerciales necesitan consumir una alimentación rica en nutrientes para poner huevos de calidad durante su vida productiva. Esa alimentación consiste en una mezcla de granos (trigo, maíz, cebada, soja, girasol), vitaminas y minerales y complementos nutricionales para cubrir sus necesidades metabólicas.

Una gallina que sale al campo puede picotear tierra, hierba o insectos, pero no son la base de su dieta, sino un complemento de su alimentación principal que es el pienso compuesto.

La gallina es muy eficiente produciendo huevos. Por ello su alimentación se adapta a sus necesidades a lo largo de su vida productiva. Así se garantiza que siempre recibe los nutrientes que necesita en cada momento para mantenerse saludable y producir huevos de calidad. Y también se consigue reducir el desperdicio de nutrientes en las heces. Eso hace que la producción de huevos sea una de las más sostenibles.

Powered by believe & Maldita
Tel: (+34) 915 343 265  – institutohuevo@institutohuevo.com  Copyrights © Instituto de Estudios del Huevo 2017